Showing all 4 results

Sin más herramientas que un martillo y un cincel los maestros lapidarios zacatecanos logran transformar una piedra bruta en incontables obras de arte. Un gran ejemplo de ello lo fue Don Juan Solís Castillo que por más de 60 años se dedicó al tallado y labrado de piedra volcánica en la comunidad de la Cantera, Frenillo, Zacatecas. Las piezas que se labran son molcajetes, metates, máscaras, figuras humanas y de animales.